La UGR estudiará en Armilla el cambio climático a través de las ‘islas de calor’ urbano

Se trata del primer municipio de la provincia donde se llevará a cabo este estudio para poner en marcha estrategias de reducción de calor urbano de forma natural.

20190910_173207

El Ayuntamiento de Armilla y la Universidad de Granada han suscrito un convenio de colaboración con el objetivo de estudiar el cambio climático a través de las denominadas “islas de calor urbano”, esto es, espacios de la ciudad donde hay más aire caliente.

Se trata de realizar un estudio que sirva de guía a los planificadores sobre posibles enfoques para mitigar el efecto de isla de calor urbano y poner en marcha las estrategias de reducción de calor en las ciudades de forma natural.

Ayuntamiento y UGR han suscrito el convenio para la ‘Investigación de las condiciones climáticas y el fomento de nuevas medidas que mejoren la sostenibilidad en el municipio’ que recoge las líneas de estudio y puesta en marcha de las soluciones.

La rectora de la UGR ha hecho hincapié en la “relevancia” de este convenio como “base de colaboración para estrechar vínculos sociales y científicos” con el Ayuntamiento de Armilla, y ha puesto de manifiesto la importancia de que la UGR esté presente en el desarrollo de la provincia.

Asimismo, ha resaltado que este acuerdo impulsará la investigación de las condiciones ambientales y la promoción de medidas que puedan mejorar la calidad de vida de los habitantes del municipio de Armilla.

Armilla es el primer municipio donde se realizará el estudio a cargo del grupo de investigación TEP-232 Acústica y Diagnostico de Materiales y Estructuras (Adime), de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada que investiga el cambio climático en las ciudades, en concreto las denominadas “islas de calor urbano”.

La primera parte del estudio consiste en comprobar el aumento de la temperatura en distintos puntos del centro urbano en comparación con las zonas exteriores de la localidad. Para ello, se instalarán sensores en lugares estratégicos que medirán la temperatura, humedad y calidad del aire en las cuatro estaciones del año, y empezar a establecer esas medidas dependiendo de las estaciones del año y, a partir de ahí saber dónde y de qué forma hay que actuar.

Y, por otro lado, proponer medidas de forma natural que disminuyan ese fenómeno. Entre esas medidas se puede establecer, por ejemplo, cambios en los pavimentos de algunas calles, pintar el asfalto en color blanco, utilización de materiales con menos absortividad en las edificaciones… medidas cuyos beneficios puedan llegar a tener sobre la población.

La Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada cuenta con dist

intos grupos de investigación relacionados con los ámbitos de conocimiento relacionados con la edificación, el urbanismo, los materiales, eficiencia energética y la sostenibilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s